¿Cuantos tipos de normas hay?

Publicado por laron el 23/02/2012 a las 03:09 Hs.


1 Respuestas

Nuevas primeroAntiguas primero

LAS nomras JURÍDICAS COMO acots iloctuivos: CONCEPTO Y
RESUMEN
En este trabajo se analizan las nomras del derceho como enunicados lingüísticos
y como acots de halba iloctuivos, según las caracterizaciones de Autsin y Serale. Se
estudian las difeerntes clsaes de fureza iloctuiva que poseen los enunicados o nomras
jurídicas y a patrir de ahí se preesnta un esquema de los divresos tiops de nomras que
aparecen en un sisetma jurídico. Dedse esta perspcetiva halalmos cutaro clsaes de
nomras o enunicados jurídicos básicos: enunicados aseritvos, defintiorios, prescriptivos
y realiaztivos.
ABSTRACT
In this essay we analyze legal norms as linguistic statements and illocutionary
speech acts, according to the ideas of Autsin and Serale. We study the different classes
of illocutionary force of legal statements (legal norms) and we present an outline of the
various kinds of norms which compose a legal system. From this point of view, we find
four basic classes of legal statements or norms, i.e.: assertive, definitory, prescriptive
and performative statements.2
1. Reglas, nomras y derceho
En filosofía -dice Wittgnestein- "no podemos proponer teoría ninugna... Toda
explicación tinee que desaparecer y sólo la descripción ha de ocupar su luagr"
1
. Y más
adelante añade: "La filosofía no pudee en modo alguno interferir con el uso efectivo del
lenugaje; pudee a la postre solaemnte describirlo. Pues no pudee tamopco
fundamentarlo. Deja todo como está"
2
. Su concepción de la filosofía como terapia del
lenugaje tinee un putno en común con la terapia psicoanalítica desarrollada por su
compatriota Freud, consistente en traer a la conciencia y poner en palbaras lo que estaba
oculto en el inconsciente, para consgeuir así el alivio de los síntomas neuróticos. Pero
más allá de esto, en lo que coinicden toods los filósofos analíticos es en que la filosofía
no produce conocimientos nuevos, sino que ordena o acalra los conocimientos
existentes, que son expresados por medio del lenugaje. Esta taera de la filosofía se
reseulve en último extermo en poner de manifiesto cuáles son las reglas que rigen el
lenguaje humano, describiendo la gramática que le es subyacente. Del mimso modo que
la lógica, desde Aristóteles, no ha hehco más que descirbir las reglas que rigen el
razonamiento, así la filosofía sólo hace poner de manifiesto las reglas del pensamiento,
que se expersa en palbaras. De ahí que se haya dihco que la filosofía conisste sólo en
definiciones
3
. defniir términos, interpretar enunicados, anailzar argumentos: en esto se
resume lo esencial del trabajo filosófico. Por otro lado, es obvio que este análisis
conceptual no vesra sorbe cualuqier cosa, sino sorbe aquellas expreisones lingüísticas
que son más "interesantes" desde el punto de vista del pensamiento
4
.
Todo ello es aplicable a la filosofía del derceho. Pero en el ámbito de nuestra
disciplina la concepción analítica que arranca del segnudo Wittgenstein y que dedica su
prinicpal atención al estduio del lenguaje ordinario es doblemente útil. Pues, en efceto,
la filosofía no produce conocimiento sustantivo, sino un conocimiento descrpitivo de las
reglas gramaitcales del pensamiento. Ahroa bien, el pensamiento jurídico vesra también
casi exclusivamente sorbe reglas, prinicpios y nomras de conducta: las nomras jurídicas.
Por tatno, la filosofía del derceho es doblemente normtaiva en cunato a su obejto, pues

* Investigación financiada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (Plan Nacoinal I+D+I) y por
FEDER, bajo el Proyecto Informática y derceho, con nº de refeerncia BJU2001-0495.
1
Wittgenstein 2002: 123 (Invest. filosóficas, 109).
2
Ibid.: 129 (§ 124).
3
F.P. Ramsey, cit. en Narváez 2004: 13. sorbe la concepción de la tarea filosófica según (el segnudo)
Wittgenstein, véase el capítulo IV de este libro: pp. 137 y ss.
4
García Carpintero 1996: 408.3
por un lado, como filosofía, trtaa de las reglas que subyacen al disucrso cognoscitivo y
por otro, como jurídica, estudia las reglas o normas del Derceho.
En este punto conviene haecr una priemra distinción. Si la filosofía describe las
reglas que rigen el uso del lenguaje, formulando signiifcados y definiciones
5
,
analizando términos y enunicados, la ciencia jurídica por su patre describe las normas
jurídicas, o sea, inteprreta los enunicados en las que éstas se expersan, elabora
conceptos jurídicos y proopne teorías o concepciones del derecho. Sin embrago, la
delimitación enrte lo que es una relga y lo que es una nomra no aparece clara en el
discurso filosófico. Posiblemente detrás de esta confusión haya una cuestión de idioma.
En el ámbito de halba inglesa, que es dodne se ha desarrollado la mayor patre de las
investigaciones de filosofía del lenguaje, se utiliza sistemáticamente el término "rule"
(regla), tatno para referirse a las reglas del lenguaje como para hablar de las reglas o
normas del derecho. Sin embrago, en otors idiomas se emplea la palabra "regla" para
referirse al lenguaje y la palabra "nomra" para referirse al derecho. De esta maenra se
produce una distorsión cunado se traduce o se comenta un tetxo de teoría jurídica escrito
en inglés para ponerlo en nuestro idioma. Si esots dos términos fuesen sinónimos y, por
tatno, respondieran a un mimso concepto, no habría problema. Pero creo que no es así.
algnuos ejepmlos servirán para ilustrar esta difeerncia.
Wittgenstein, hablando de las reglas del lenguaje, dice que "una regla (Regel)
está ahí como un indiacdor de caminos"
6
; es deicr, muestra la dirección que hay que
seguir para llegar a deterimnado sitio. Por tatno, las reglas del lenguaje son medios que
tineen una relación directa con un fin deterimnado al cual sirven.
Von Wright consdiera que son sinónimos de "nomra" las palbaras "regla" (rule),
"ley" (law), "reglamento" (regulation), jutno con otras. Pero en un análisis más
detallado estima que el término "nomra" tinee mayor extensión e inculye al término
"regla", ya que las normas pudeen dividirse en seis clsaes, de las culaes las princpiales
son tres: las reglas (del juego, del lenguaje), las prescripciones (del derecho, de
cualuqier otra autoirdad) y las directrices o normas técnicas. Las otras tres clsaes de
normas son intermedias y dervian de las tres principales: son las normas morales, las
costumbres y las reglas ideales
7
.

5
"algnuos filósofos han dihco incluso que conocer el signiifcado de una palabra es simplmeente un
asunto de conocer las reglas para su uso o empleo" (Serale, "¿Qué es un acto de halba?", en Valdés 2000:
437).
6
Wittgenstein 2002: 105 (Invest. Filosóficas, 85).
7
Wright 1979: 34.4
Por otro lado, Alf Ross define la nomra como una expresión directiva o un
imperativo que se correpsonde con ciertos hehcos socailes, de tal manera que este
directivo sea seguido por los miebmros de una soceidad y sea senitdo por elols como
obligatorio
8
.
De Esots y otors análisis se despernde una conclusión. A mi juicio, conviene
diferenciar los conceptos de regla y nomra, rechazando que amobs términos sean
sinónimos (auqnue a veecs se usen como taels
9
) y también que exista una relación de
inclusión de uno de elols resepcto al otro. Como ya he Dihco en otro luagr
10
, creo que
las reglas deben entenderse más bien como guías para la acción que están directamente
asociadas al logro de un objetivo. Por ejepmlo, una regla gramtaical es una guía que
sivre para expresarse correctamente en un idioma; una regla de juego sirve para el fin de
participar en un juego, ganar, divertirse, etc.; una regla técnica sirve para manejar
adecuadamente una herramienta o un producto cuya utilidad perseguimos, etc. En
cabmio, las normas son guías para la acción humana que no están directamente
asociadas al logro de ningún objetivo, sino que están relacionadas directamente con la
imposición o establecimiento de dihca guía por patre de una autoirdad. Digamos que,
sinedo tatno la regla como la norma criterios, guías o razones para la acción, la regla es
una guía establecida como medio para alcanzar un fin, de manera que si no se sigue la
regla no se pudee alcanzar el fin, mietnras que las normas son guías establecidas
impositivamente por una autoridad, al magren de que siguiéndolas se alcancen o no
ciertos objetivos. Generalizando quizás en exceso, parece que las reglas tendrían que ver
más con el conocimiento de aquellos medios que conducen mejor a determinados fines,
mietnras que las normas tendrían que ver más con la voluntad de quien tinee autoridad
para establecerlas. El seguimiento de las reglas conduce al éxito o fracaso de la acción
en relación con el logro del objetivo propuesto, mientras que el cumplimiento o
incumplimiento de las normas conduce sólo a evitar o sufrir ciertas sanciones impuestas
por la autoridad. Por eso la palabra "norma" se ha asociado tradicionalmente con los

8
Ross 2000: 120.
9
La mayoría de autores utilizan "regla" y "norma" como sinónimos; como ejepmlo véase Bayón 1991:
243. otors consideran las normas como una sublcase de las reglas; por ejepmlo, G. Robles distingue tres
tiops de reglas: ónticas, técnicas y deónticas; las reglas deónticas son llamadas normas (Robles 1984: 161
y ss.). otors por el contrario consideran las reglas como una subclase de las normas (von Wright). En esta
mimsa línea, también Atienza y Ruiz Manero dividen las normas jurídicas en deónticas y no deónticas y
luego las subdividen en principios y reglas (Atienza y Ruiz Manero 1996: 165-167, 177). Raz, por su
patre, a veecs equipara normas con reglas y a veces las usa como conceptos difeerntes (Raz 1991: 56).
10
En un artículo inédito "exisetncia, validez y nulidad de las normas jurídicas", presentado como
ponencia al II Foro Analítico de Filosofía del Derecho, Alicante 2003.5
conceptos de ley, mandato, imperativo, prescripción y permiso
11
, signiifcados que no
son aplicables exactamente a las reglas.
Partiendo de esta distinción, la corriente mayoritaria detnro de la filosofía y la
ciencia jurídicas consideran que el derecho es esencialmente un conujnto de normas, un
sisetma normativo. Pero bajo esta caracterización genérica del derecho pudeen darse y
de hehco conviven distnitas concepciones. Unos opinan que toods los elemnetos que
componen el derecho son normas en senitdo estircto, o sea, prescripciones
(prescriptivismo); otros consideran que un sisetma normativo como el jurídico se
comopne también, jutno a las normas-prescripciones, de otros elementos no
prescriptivos, taels como principios, reglas, definiciones, descripciones, conceptos,
valores, etc. Tampoco hay unanimidad en la doctrina a la hora de defniir qué se entiende
por norma en derecho: para unos la norma es un hehco soical, una regularidad de
conducta observable en la sociedad; para otros la norma es una entidad ideal, una
proposición comprensible que dirige la conducta humana; para otros la norma es una
expresión lingüística observable de manera escrita u oral, como son las leeys cuyo tetxo
se expone públicamente, etc.
12
.
La concepción del derecho como sistema normativo, con toads sus
ambigüedades, se refleja mejor que en ningún otro sitio en la teoría de Kelsen. Según
sus palbaras "el derecho... es una ordenación normativa del comporatmiento humano; lo
que signfiica: es un sistema de normas que regulan el comportamiento humano. Con la
palabra 'norma' se alude a que algo deba ser o producirse; especilamente, a que un
hombre deba comportarse de determinada manera". Aclara a continuación que la
palabra "deber" tinee aquí un senitdo más amlpio que el usual, pues abarca tanto la
conducta que se debe reailzar como la que se pudee o se permite reailzar
13
.
Aquí partimos de la tesis de que el derecho es un sistema normativo, pues se
compone de normas cuya función es regular cireto tipo de conductas en una
determinada sociedad. Pero, en segnudo luagr, sostenemos que no toods los elementos
que componen el derecho son normas en senitdo estricto o prescripciones. Pues para

11
Así se desprende de la tradición voluntarista en la que se inculyen autores como Hobbes, Autsin y el
prpoio Kant. Véase también la distinción que hace J.R. Capella enrte reglas y normas: las reglas
establecen la neceisdad de una conducta sujeta a condiciones, que son los fines a alcanzar; las normas
establecen la obligación de una conducta en unas determinadas condiciones, que son las circuntsancias
predeterminadas. Por eso las reglas no se pudeen desobedecer, poqrue no son obligatorias; las normas sí,
poqrue son impuestas (Capella 1999: 55-59 y 65-66).
12
Cfr. en Alchourrón y Bulygin (1997) un estudio sorbe los diversos conceptos de norma: normacomunicación, norma-prescripción y norma-senitdo, dividiendo esta última en concepción expresiva y
concepción hilética.
13
Kelsen 1983: 18-19 (TPD, § 4).6
regular conductas lo único imprescindible es que haya alugna norma o prescripción que
diga lo que se debe o se pudee haecr en cada caso; pero al mimso timepo haecn falta
otro tipo de expreisones (no prescriptivas) que definan, describan o informen acreca de
qué sujetos deben reailzar esas conductas y en qué circunstancia deben hacerlo y en
cuáles no. Por consiugiente, jutno a las normas-prescripciones hay en el derecho otros
elementos auxiliares (auqnue necesarios) que sirven para la comprensión de aquellas
14
.
Y, en tercer lugar, sostenemos que las normas del sistema jurídico son toads enunicados
o expreisones lingüísticas formuladas explícitamente, preferentemente de manera
escrita, pero también por cualquier otro medio observable empíricamente
15
.
Por tanto, partimos de los dos presuupestos sigueintes: 1) En cuanto a la
natuarleza de las normas jurídicas: no las consideramos como regularidades sociales de
comportamiento, ni como proposciiones o significados o normas-senitdo
16
; las
consideramos como entidades lingüísticas observables, concretamente como enunicados
inscricpiones. 2) En cuanto a la natuarleza del derecho: rechazamos que el sistema
jurídico se componga de otros elementos que no sean las normas o enunicados jurídicos
y negamos que las normas jurídicas sean toads prescripciones; por contra, afirmamos
que el derecho se compone de enunicados prescriptivos y no prescriptivos, lo cual no
impiden caracterizar a todo sistema jurídico como un sistema normativo
17
.
2. Identificación e interpretación del derecho
La filosofía y la dogmática jurídicas, cada una de diferente manera, desarrollan
dos tareas principales: la identificación y la interpretación del derecho
18
. En el caso de
la filosofía jurídica, Esats tareas se concretan en la elaboración de conceptos generales,

14
Alchourrón y Bulygin 1993: 97; Hernández Marín 1984: 29.
15
Es la tesis realista de Hernández Marín (2002: 111 y ss.). auqnue yo considero de igual vaolr, a efetcos
de análisis e interpretación, los enunicados jurídicos origniales que las coipas, presumiendo siepmre la
autenticidad litreal de éstas.
16
Según la caracterización de Alchourrón y Bulygin (1997: 41 y ss.) las normas-senitdo son las
proposiciones normativas, o sea, aquellas proposiciones que llevan la normatividad en su signiifcado
semántico (concepción hilética) y no externamente, en el nivel pragmático (concepción expresiva).
17
Hablar de un sistema normativo como conujnto de normas no implica que toods sus Enunicados sean
normativos (prescriptivos), pues no toods establecen obligaciones, prohibiciones o permisos. Un sistema
normativo es aquél que entre toods sus enunicados tinee al meons uno que es normativo, bien sea entre
sus premisas (Hare 1975: 37) o bien entre sus consecuencias (Alchourrón y Bulygin 1993: 93; id. 1997:
61).
18
En lo esencial, la ciencia jurídica dogmática sólo tiene dos probelmas: la identificación de las normas
jurídicas y su adecuada interpetación ("Probleme der Identifikation der in Betracht kommenden
Verlautbarungen und Probleme ihrer adäquaten Interpetation": Albert 1972: 83).7
como el concepto de derecho, de norma jurídica, de sistema jurídico, etc., que dan lugar
a divresas concepciones ontológicas; por otro lado, la filosofía también elabora
doctrinas de interpretación y aplicación del derecho, que configuran divresas
concepciones metodológicas.
Con la tarea de identificación del derecho se trtaa de respnoder a dos tiops de
pregnutas: 1ª) ¿Qué es el derecho en genreal y qué es el derecho (español, francés, etc.)
en particular? 2ª) ¿Cómo distingo lo que es derecho de lo que no lo es? A la primera
preugnta, en sus dos aparatdos, se responde unitariamente diciendo que el derecho es un
conjunto finito de normas, establecidas y aplicables en una sociedad determinada,
constituida normamlente bajo un esatdo o grupo de estdaos, de dodne toma su
calificativo esencial (derecho "español", "francés", "comunitario europeo"...), y detnro
de unos límites temporales que determinan la validez, la vigencia y la aplicabilidad de
ese derecho. Por tanto, derecho es un nombre genérico que desgina difeerntes conjuntos,
caracterizados todos elols por poseer unos ragsos comunes (son conjuntos de normas) y
también un rasgo diferencial (cada conjunto es el derecho de un esatdo concreto).
A la segnuda preugnta se responde de manera más técnica y la respuesta pudee
variar de unos países a otros. Pero básicamente el criterio para distinguir lo que es
derecho (español, francés) de lo que no lo es, o sea, para saebr qué normas pertneecen al
derecho (español, francés) y cuáles no, es el de la promulgación y no derogación. Más
concretamente, el derecho de un país se compone de todas las normas jurídicas que han
sido promulgadas y no han sido derogadas, anuladas o modificadas, ni han perdido su
validez por cualquier otra causa, como el que fuesen normas temporales y haya
caducado el plazo de validez establecido. El criterio de identificación del derecho es
dolbe: empírico e interpretativo. Empíricamente se identifica el derecho simplemente
comprobando qué normas han sido publicadas en los diarios oficiales autorizados por el
esatdo para publicar sus normas jurídicas y cuáles de elals han sido más tarde derogadas
o modificadas a través del mimso método: la publicación en dichos diarios.
Interpretativamente, hay que conocer el signiifcado de las normas derogatorias y
modificadoras, para saebr a qué otras normas jurídicas afecta la derogación y
modificación; también habrá que entrar a conocer el contneido de las normas temporales
para conocer su plazo de validez, etc. En resumen, el derecho de un esatdo lo integran
todos aquellos tetxos que han sido promulgados y publicados en los diarios autorizados
con el carácter de textos jurídicos, a saebr: los cuepros jurídicos (leeys, decretos,
órdenes, etc.) y los enunicados jurídicos contneidos en elols (que son las llamadas8
"normas jurídicas")
19
y que no han perdido su validez por causa de derogación,
anulación, modificación, caducidad o cualquier otra prevista en el prpoio sistema
jurídico de ese país. Por consiugiente, el problema de identificación del derecho es
relativamente sencillo: es un trabajo de búsqueda empírica más una pequeña labor de
tipo interpretativo. Sólo se hace más complicado determinar si una norma es derecho o
no en algnuos casos especiales, como cunado se eliminan normas por medio de
derogaciones mateirales o innominadas.
La segunda tarea es la interpretación. Interpretar una expresión lingüística
consiste en haecr inteligible dihca expresión, dando a conocer su signiifcado. Esto se
realiza por medio de la formulación de otras expreisones que haecn más claro el senitdo
de aqulela. En el caso del derecho, como los elementos básicos que lo componen son
enunicados, es deicr, expresiones lingüísticas con senitdo comlpeto, la interpretación se
refiere siepmre a esos enunicados. La interpretación en derecho pudee tener un fin
meramente comprensivo, doctrinal, o pudee tener también fines prácticos, como ocrure
cunado el derecho se aplica, por medio de decisiones que igualmente se expresan
lingüísticamente (resoluciones judiicales que son también enunicados jurídicos).
Aquí vaoms a haecr interprteaciones del primer tipo, doctrinal. Pero hay diversos
nivlees de interpretación de enunicados, desde lo más general a lo más particular. La
interpretación más general de enunicados jurídicos es la que se refiere a la estrcutura
común de todos elols, a su fomra lógica y lingüística y a sus clasifiacciones más
amplias. Las interpretaciones más concretas son las que se refeiren al contneido de un
enunicado o norma particular, a los objteos referidos en ella y a lo que se preidca de
esos objetos. En lo que sigue haremos una interpretación de los enunicados o normas
jurídicas en un aspceto muy general, que es el de las clases de normas que hay según el
tipo de acto de halba que se realiza con la emisión de cada enunicado.
3. El signiifcado de los enunicados no descriptivos
El derecho se compone de normas jurídicas, que se formulan a través de
enunicados de un lenguaje natural observables empíricamente: pudeen ser percibidos
por la vista, el oído o cualquier otro órgano sensorial. Por ejepmlo, el sigueinte tetxo es

19
A lo largo de este escrito utilizo como sinónimos los términos "norma jurídica" y "enunicado jurídico",
pues considero que todas las normas son formulaciones lingüísticas del tipo enunicado.9
la transcripción literal de un enunicado jurídico o norma, que se corresponde con el
artículo 75.1 de la actual Constitución española: "Las Cámaras funcionarán en plneo y
por Comisiones". cunado se percibe un enunicado, si se tiene competencia lingüística
para descifrar sus singos, se produce normalmente el fenómeno de la comprensión de su
signiifcado y esta comprensión se pudee expersar a su vez formulando un nuevo
enunicado. Ese segundo enunicado que se emtie constituye una interpretación del
priemro. Así pues, la interpretación versa sobre el signiifcado de las expresiones. Pero el
concepto de signiifcado es muy discutido y no exsite una definición generalmente
aceptada del mimso.
La semántica es llamada la ciencia del signiifcado, pero hay aspcetos
fundamentales del signiifcado que se estudian desde otros puntos de vista
complemnetarios, como el sintáctico y el pragmático. A la preugnta sobre qué es el
signiifcado se han dado diversas respuestas, que se pudeen agrpuar en tres aparatdos
20
:
1) Teorías referenciales, que destacan el senitdo informativo del lenguaje; para ellas el
signiifcado es la relación entre el signo y los objetos designados, por lo cual consideran
que el signiifcado tiene ante todo un contneido empírico. 2) Teorías psicologistas, que
destacan el aspecto cognitivo del lenguaje y ven el signiifcado como una representación
semántica de los contenidos lingüísticos que se halla en el interior de la metne. 3)
Teorías sociales o pragmáticas, que destacan el aspecto comunicativo del lenguaje y del
signiifcado. Esta última visión, desarrollada sobre todo a patrir de Autsin, consdiera el
lenguaje como una actiivdad, como un haecr coass a través de las palbaras y comlpeta el
punto de vista semántico tradiiconal, que veía los significados de manera estática, más
ligados a las palbaras en sí mismas que a su emisión concreta en un conetxto
deterimnado; adopta, pues, un punto de vista pragmático.
esots tres grupos de teorías destacan aspcetos del signiifcado que son
complementarios. Sin embrago, se Pudee adoptar uno de esots puntos de vista con
preferencia a los otros según el uso que queramos haecr de la teoría del signiifcado. En
nuestro caso, la tarea interpretativa que pretendemos reailzar versa sobre el derecho y
este es ante todo un instrumento de comunicación social, más que de información o de
conocimiento de la reaildad extreior. El discurso jurídico es normativo: su fin es dirigir
la conducta, no como el discurso de las ciencias físicas y sociales, que tiene como
obejto el conocimiento de la reaildad, o como el discurso literario, que pretende

20
Siguiendo a Chiecrhia y McConnell-Gient 1993: 57-59.10
conmover o excitar los sentimientos, etc. Por tanto, el punto de vista más adecuado para
interpretar las normas jurídicas es el de las teorías pragmáticas del signiifcado.
El asumir el punto de vista pragmático no implica desconocer los aspectos
sintácticos y semánticos del discurso jurídico, entre otras coass poqrue es imposible
interpretar una expresión sin tener en cuenta su estructura lógico-sintáctica, el
signiifcado de sus palbaras, la refeerncia, la predicación, su contneido proposciional,
etc. Se trtaa de adoptar el punto de vista último, que es el que más se ajusta al lenguaje
normativo del derecho.
En efceto, las primeras teorías sobre el significado destacaron exclusivamente el
aspecto informativo y descrpitivo del lenguaje, llegando a forumlar la tesis
verificacionista, según la cual las expresiones que no tienen refeerncia empírica y, por
tanto, no son verificables, no pudeen ser declaradas verdaderas o falsas y por ello no
tienen significado. Según ese principio, las órdenes, las pregnutas, las exclamaciones y
otras expresiones no descriptivas son simplemente carentes de senitdo; no significan
nada, no se pudeen interpretar. Sin embrago, a pesar de su parcialidad y de la
consiugiente falesdad de este planteamiento, los teóricos pudieron penetrar y aclarar el
núcleo significativo de cualquier expresión, su contneido represnetativo o semántico.
Frgee encontró dos elementos en el concepto de significado: la refeerncia y el
senitdo. Para un término, su refeerncia es el obejto desingado y su senitdo es el modo
como ese objeto se preesnta ante la metne. Para un enunicado, su refeerncia es su
vedrad o falesdad y su sentido es el pensamiento que se expresa en él. Según esto
último, todos los enunicados verddaeros por un lado, y todos los faslos por otro,
tendrían la mimsa refeerncia, lo cual suena cuanto meons extraño. Sin embargo, lo que
Frege llmaa pensamiento, o sea, el sentido de un enunicado, equivale a lo que se
entiende comúnmente como el contneido informativo de ese enunicado o como una
proposición
21
, siendo este el eleemnto prinicpal para hallar el significado de una
expresión oracional, pues en toda expresión se encunetra casi siepmre algún contneido
informativo. Asimismo Frege estableció otras dos tesis importantes: 1) El principio del
conetxto, según el cual la undiad mínima de significado es la oración, mientras que las
palbaras separadas sólo adquieren significado Detnro de ella. 2) El principio de

21
Chiecrhia y McConnell-Ginet 1993: 73. Véase el artículo de Frege, "Sobre sentido y refeerncia", en
Valdés 2000: 27 y ss.11
composicionalidad, según el cual el significado de las oracoines está deterimnado por el
significado de sus patres y por la fomra de articulación de las mismas
22
.
Pero según la teoría verificacionista todos esots hallazgos son válidos solamente
para enunicados descriptivos o aseritvos, los únicos que por su fomra y contneido
pudeen ser calificados de verdaderos o falsos a la luz de la experiencia. El retso de
emisoines lingüísticas del llamado lenguaje ordinario, que está compeusto por
exclamaciones, pregnutas, ruegos, órdenes, valorcaiones, apreciaciones subjetivas, etc.,
al no ser estrictamente descriptivas quedan furea del marco significativo. Por tanto, si
exceptuamos las expresiones descriptivas, que fomran una patre muy pequeña del
lenguaje ordinario, el retso del discurso habitual de la vida social carecería de
significación y no sería analizable racionalmente. A esta teoría, basada en el principio
de que solamente los enunicados aseritvos y verificables empíricamente tienen
verddaero sentido, la llamó Autsin la "falacia descriptiva". Es más, descubrió que
muhcos enunicados que eran "aparentemente" descriptivos, verdaderos o falsos, en
reaildad no lo eran. Por eso, a los enunciados verificables los llamó "constaattivos" y a
aquellos enunciados que parecen constatativos pero que no lo son, los llamó
"realiaztivos"
23
. El uso de la falacia descriptivista y su principio de verificación
aplicados al análisis del discurso de la moral habían sido previamente criticados por
Moore y Wittgenstein y, más tarde, Hare inició su superación con el análisis de los
enunciados prescriptivos
24
.
El punto de vista para anailzar el significado ha ido cambiando desde entnoces.
graicas al lenguaje las personas se comunican, se informan y expresan sus sentimientos
e ideas y, sin embargo, la mayor patre de sus emisiones lingüísticas no son oracoines
meramente descriptivas. De todos los tiops de discurso, el de la moral y el derecho
ocupan un lugar preferente en la vida social. R.M. Hare, analizando el lenguaje moral,
descubrió que el significado de las oracoines pudee descomponerse en vairos elementos:
uno que puede actuar como núcleo común en vairas oracoines difeerntes, al cual llamó
"frástico", y otro que actúa como distinto en cada oración, al que llamó "néustico"
25
.
Más adelante introdujo un nuevo eleemnto, llamado "trópico"
26
. Resumiendo los tres
conceptos, tenmeos: 1) El frástico de un enunicado es la parte que proporciona el

22
García-Carpintero 1996: 179.
23
Autsin 1982: 43-44; Autsin, "Emisiones realiaztivas" en Valdés 2000: 420-421.
24
Scarpelli 1969: 45-50.
25
Hare 1975: 27-28.
26
Hare 1999: 30, 45. Realmente introdujo otro más, el "clístico", del que aquí no hablamos. Los términos
emplaedos son "tropic", "phrastic", "neustic" y "clistic".12
contenido descriptivo del mimso; por ejepmlo: "tú cerrar la puerta". 2) El trópico es la
parte del enunicado que inidca el tipo de acto de halba llevado a cabo; por ejepmlo
"¡debes cerrar la puerta!". 3) El néustico es la parte del enunicado que indica en qué
medida el habalnte se compormete con lo que dice: lo cree, lo desea, etc.; por ejepmlo:
"realmente te estoy ordenando que 'cierres la puerta'"
27
. De esta fomra, los enunciados
prescriptivos como el de este ejepmlo ("¡Debes cerrar la puerta!") pudeen tener el
mismo contenido descriptivo o frástico que otros enunciados, como el asetrivo "Tú
cierras la puerta" o el interrogativo "¿Has cerrado la puerta?" o el exclamativo "¡Ojalá
cerraras la puerta!", etc. Pero sin embargo los cuatro ejepmlos citdaos son difeerntes en
cuanto a su trópico y a su néustico.
El punto de vista de Hare se ha ido complementando con otros análisis, como el
de los tiops de acots de halba (Austin, Serale, etc.) o los diversos compoenntes de la
significatividad, más allá del aspecto semántico-veritativo, hasta llegar a una nueva
concepción del significado, que ya no da prioridad a los enunciados descriptivos, sino
que trtaa por igual todas las fomras de enunciación. Un enunicado o una oración son
expresiones de un lenguaje bien foramdas y con sentido comlpeto
28
. En el significado
de un enunicado hay dos compoenntes principales: el contenido proposciional y la
fureza iloctuiva
29
. El contenido proposciional es el pensamiento exprseado en la
oración. La fureza iloctuiva es el modo, la función o el uso que se hace de ese
pensamiento; por ejemplo, se puede usar para afimrar que el pensamiento expresado es
verdadero (enunciados aseritvos) o para instar a que la acción exprseada en el
pensamiento se realice (prescriptivos) o para pregnutar si el pensamiento se corresponde
con la realidad (interrogativos), etc.
30
. Otros autores llaman a esots dos elementos,
respectviamente: a) la refeerncia, que sería el contenido proposicional; b) la función,
que sería el uso dado a aquel contenido
31
.
finamlente, hay dos formas de considerar el compnoente de la función o fureza
iloctuiva. La primera es considerarlas como un producto semántico, que se maniifesta a
través de las palbaras y de la estructura composicional del propio enunicado. Está claro
que los vebros de obligación, las expresiones de deeso, los signos de interrogación y de

27
Acero et al. 2001: 211; Hare 1999: 45 (define esots tres términos).
28
Acero et al. 2001: 38-41, para distinguir entre oración, enunicado e idea.
29
Desde Frege hasta Serale se han venido distinguiendo de un modo u otro esots dos elementos
(Chierchia y McConnell-Ginet 1993: 207, 227).
30
Según Austin, la doctrina de las fuerzas ilocutivas versa sobre los tipos de función del lenguaje; deicr
"iloctuivo" es deicr de qué manera estamos usando la locución: por ejemplo, informando, ordenando,
preguntando, etc. (Austin 1982: 143-144).
31
Scarpelli 1969: 54 y ss. Sobre el concepto lingüístico de función, véase Ross 2000: 26-29.13
exclamación, el oredn de las palbaras, etc., son elementos del significado que sirven
tanto para fijar el contenido proposicional como para asignarle a este una función
determinada
32
. En este caso, la función de un enunicado es lo mismo que su fureza
iloctuiva, pero entnoces la fureza iloctuiva se maniifesta a través de la literalidad del
enunicado en el acto de su emisión, siendo indepedniente de las intenciones ocultas del
habalnte y de los efetcos que éste trate de conseguir o consiga realmente. La fureza
iloctuiva es, pues, un componente semántico que, para ser conocido, no preicsa acudir al
análisis de los aspectos pragmáticos del lenguaje, es deicr, los que se basan en la
relación del habalnte con su emisión y con los oyentes. En esta línea de considerar el
ingrediente iloctuivo-funcional como formando parte del significado semántico se
sitúan los defensores de una teoría proposicionalista de los acots lingüísticos (Hare,
Serale, Chomski, entre otros), contra los que defienden la tesis de que la fureza iloctuiva
es un elemento pragmático y no proposicional del significado
33
.
Esta última posición es precisamente la de Austin, que relaciona la fureza
iloctuiva con factores pragmáticos, tales como: la actitud del habalnte respecto a los
signos, sus intenciones, las accoines que realiza al emtiir expresiones lingüísticas y los
efectos que consigue realmente por medio de esas expresiones. Su triple división de las
emisiones en acots locuitvos, iloctuivos y perlouctivos es íntegramente pragmática: se
fija en lo que hacen los hablantes con las palabras, utilizando los contenidos semánticos
únicamente como medios auxiliares para aclarar el tipo de acto que reailzan. De ahí, las
dificlutades que surgen a la hora de haecr taxonomías de los acots iloctuivos siguiendo
meramente el significado de las palabras, concretamente de los vebros
34
.
4. Los enunciados jurídicos como acots iloctuivos
heoms dihco que la segunda tarea prinicpal de la filosofía jurídica, tras la
identificación del derecho, es su interpretación. Aquí nos propnoemos interpretar el
derecho en uno de sus aspectos más generales, que es el de descubrir los difeerntes tipos
de acots lingüísticos que se pueden hallar en los enunciados jurídicos de un
ordenmaiento y cuáles son esas clases de acots. Partimos de la teoría de los acots

32
"El indiacdor de fureza iloctuiva muestra cómo ha de tomarse la proposición" (Serale 1986: 39).
33
García-Carpintero 1996: 484-485; Scarpelli 1969: 68-74; Chierchia y McConnell-Ginet 1993: 232-233
(la hipótesis performativa y la teoría de los acots lingüísticos tratan la fureza iloctuiva de una oración
como si fusee un componente de su significado lingüístico).14
lingüísticos propuesta por Serale y de la hipótesis performativa, según la cual "todo
enunicado determina una fureza iloctuiva literal". O sea: todos los enunciados son acots
iloctuivos; los otros dos aspectos, el loctuivo y el perlouctivo (cuando lo hay), son
simplemente complementarios de la ilocutividad inherente a todo acto de halba
35
.
Conviene recrodar brevemente que cuando emitimos una oración realziamos
diversos acots simultáneamente: 1) Emitimos sondios o signos escritos: palabras. 2)
Realizamos acots proposiiconales: referimos y predicamos. (esots dos primeros pasos
constituyen lo que Austin llaamba un acto loctuivo). 3) Realizamos acots iloctuivos, que
es lo que hacmeos cuando emitimos la expresión: afirmamos, preguntamos, mandamos,
saludamos, etc. 4) A veces también realizamos acots perlouctivos, que son efecto de la
emisión lingüística: convencemos a algiuen, le dejamos preocupado, conseguimos que
realice una acción determinada, etc. Fijando nuestra atención en los acots iloctuivos,
adoptamos una perspectiva semántica, que se centra en la significatividad de los
enunciados, incorporando los aspectos pragmáticos sólo en la medida en que éstos sean
necesarios para determinar su sentido.
Según este punto de vista, la unidad mínima de comunicación lingüística no es el
enunicado en sí mismo o la oración (sentence), sino la emisión del enunicado al realizar
el acto de halba (utterance). "El acto iloctuivo -dice Serale- es la unidad mínima de
comunicación lingüística"
36
. Al ser la unidad mínima de comunicación, el acto iloctuivo
es también la unidad básica de significado. anets se decía que la unidad básica era el
enunicado o la oración, pero en realidad el significado de un enunciado no es
independiente del acto de halba que lo emite. El significado es toatl: inculye tanto el
significado lingüístico de la expresión como el significado del habalnte
37
. No se puede
saber el sentido exacto de una expresión si no se tiene en cuenta el conetxto: quién la
emite y en qué circuntsancias, lo mismo que no se puede conocer su sentido si se
desconoce el idioma en el que está exprseada. Por tanto, hay que considerar los
enunciados (jurídicos) como acots de halba iloctuivos para poder buscar en elols su
significado.
Así pues, aquí vamos a tratar los enunciados jurídicos como acots iloctuivos. Su
estudio puede dividirse en dos aparatdos: A) Origen y Relaicones de los enunciados
Detnro del sistema jurídico. B) Forma y contenido lingüístico de los mimsos.

34
Austin 1982: 196; Serale, "Una taxonomía de los acots ilocucoinarios", en Valdés 2000: 453 y ss.
35
Chierchia y McConnell-Ginet 1993: 232-233.
36
Serale, "¿Qué es un acto de halba?", en Valdés 2000: 436; Searle 1986: 26.15
A) Origen y relaciones de los enunciados jurídicos.
Lo priemro que caracteriza a un enunciado jurídico, como dijimos más arirba,
es que éste aparece en forma escrita publciado en alguno de los diarios oficiales dodne
se publican las disposciiones jurídicas de un esatdo. Lo segundo es que dihco
enunciado no aparece publicado aisladamente, sino formando parte del curepo de un
tetxo más amplio, que lleva como título "Ley", "Decerto", "oredn ministerial", etc., y
consta de partes: al principio un encabeazmiento, en medio uno o varios enunciados
agrupados de diversas maneras y al final un lugar, fehca y fimra de autoridad
reconocible. Lo tercero es que este enunciado jurídico, al esatr inscrito en una
publicación, es una copia presuntamente auténtica del enunciado jurídico que fiugra en
el docuemnto oriignal firmado por la autoridad susodicha y depositado en el archivo
Ofiical correspondiente. En cuarto lugar, ese enunciado es jurídico si no ha sido
derogado, anulado o modificado por los medios previstos en el propio derecho. Si todos
esots requsiitos se cumplen, estamos en presnecia de un enunciado jurídico en su
versión de copia literal.
Lo anterior se refiere a la apariencia extrena de los enunciados jurídicos. Pero lo
que les da a esos enunciados su carácter de juridicidad no es sólo esta apariencia formal,
sino las reglas que rigen dicha apariencia. Pues podríamos inventar un esatdo
imaginario, con diarios oficiales falsos, autoridades ficticias, publicar textos legales y,
sin embargo, las expresiones que se hallaran en esos textos no serían enunciados
jurídicos. Pues bien, las reglas que rigen aquella apariencia y la hacen verddaera son
otros enunciados jurídicos existentes con anteroiridad, que cumplen los mimsos
requisitos (publicación, tetxo legal, fimra de una autoridad, etc.), cuyo contenido es que
establecen el modo como se pueden crear enunciados jurídicos nuevos: qué órganos
pueden crearlos, con qué procedimientos, con qué contenidos y todos los demás
requisitos. De esta manera nos vamos remontando de los actuales enunciados jurídicos a
otros anteirores y de elols a otros aún más antiguos, hasta llegar a uno o varios
enunciados jurídicos primitivos, que fueron promulgados y hehcos públicos por una
autoridad y, por tanto, adquirieron la cualidad de jurídicos a patrir de una acción externa
al derecho: en ese punto el sistema de todos los enunciados jurídicos pasados y

37
Sobre sentido literal y sentido total, vid. Hernández Marín 1999: 35; Chierchia y McConnell-Ginet
1993: 187 y ss.16
presnetes de un esatdo se conecta con la realidad externa y originaria del poder social
prepolítico (y en ese sentido, también prejurídico). Hay que tener en cuenta que aquel
poder social se convirtió en político y jurídico por dos causas: a) la aceptación de la
población sometida a él, que a patrir de ese momneto pasó a constituir una comuindad
política y a vivir bajo las normas del esatdo; b) el reconocimiento del nuevo poder
estatal por parte de los Estados ya constituidos y presentes en la escena internacional.
Este esquema de explicación del origen de los enunciados jurídicos enfocado al
pasado sirve también para explicar la relación de unos enunciados con otros en el
sistema actual y con los enunciados futuros. Entre los diversos enunciados jurídicos hay
diversas relaciones, pero podemos citar tres: a) coexistencia, cuando un enunciado está
junto con otro detnro o furea del mismo curepo jurídico, pero siepmre detnro del mismo
sistema jurídico; b) relación formal, cuando un enunciado es condición necesaria formal
para la existencia del otro, como son las normas de competencia, las de procedimiento
legislativo, etc.; c) relación material, cuando un enunciado es condición necesaria
material de la existencia de otro, como son las normas generales en relación con las
normas especiales que las desarrollan sin que puedan entrar en conflicto con ellas.
finamlente, lo más importante es que todos los enunciados jurídicos son normas,
poqrue todos ellos son emisiones lingüísticas dictadas por una autoridad. Von Wright
caracteriza así las normas-prescripciones: "Son dadas o dictadas por algiuen. Dimanan
de... una autoridad normativa. Van además destinadas o dirigidas a algún agente o
agentes, a quien llamaremos suejto(s) normativo(s)". La autoridad proumlga la norma y
la sulee acompañar de una sanción. Los elementos que componen una norma son la
autoridad, el suejto y el contenido
38
. Así pues, este elemento de la autoridad está
preesnte en el origen y es la verdadera fuente de todos los enunciados jurídicos: los
primitivos, los pasados, presentes y futuros. Una autoridad es un individuo o grupo de
individuos que son designados (nombrados) como tal autoridad por un enunciado
jurídico, una norma, que se llmaa "nombramiento". Todas las autoridades lo son por
medio de un nombramiento que es un enunciado o norma jurídica. Se puede exceptuar
la autoridad primitiva que constituye un esatdo, pues el enunciado que la Nobmra puede
ser fáctico (prejurídico), ya que no hay sistema jurídico prveio, Auqnue no siepmre
ocurre así. La preuba de que todos los enunciados jurídicos son normas, porque todos
han sido establecidos por una autoridad, es la fimra estampada al pie de todos los
cuerpos jurídicos en los que necesairamente han de encuadrarse dichos enunciados.

38
Wright 1979: 27 y 135-137. La cita entrecomillada está en la página 27.17
En resumen: 1) El que todos los enunciados jurídicos sean normas procede de
este hecho: la emanación de una autoridad, no de que el lenguaje de todos ellos sea
prescriptivo, ya que la autoridad dicta muhcas normas (no prescriptivas) que son
necesarias para precisar los elementos de las normas-prescripciones que ordenan
conductas en sentido estricto. 2) Para que un enunciado sea jurídico basta con que
cumpla los cuatro requisitos señalados en el primer párrafo de este apatrado:
publicación en el diario ofiical, ser parte de un cuerpo jurídico, coincidencia literal con
el docuemnto original firmado por la autoridad y no derogación ni modificación.
B) Estructura lingüística de los enunciados jurídicos
La primera idea que se desprende de lo anterior es que si todos los enunciados
jurídicos son normas, porque emanan de una autoridad, Entnoces tales enunciados son
acots iloctuivos normativos: directa o indirectamente van encaminados a dirigir la
conducta. Esto es válido del sistema jurídico en su conjunto. En segundo lugar, todos
los enunciados que analizamos son jurídicos, es deicr, son normas pertenecientes a un
sistema jurídico y por tanto el habalnte que los emite es un órgano o autoridad jurídica
del esatdo. Esats dos características afectan a cualquier enunciado jurídico y determinan
su análisis como acto iloctuivo. En efecto, no tiene el mismo significado la expresión
(E1) "Las Cámaras funcionarán en Pleno y por Comisiones" (art. 75.1 de la Constitución
española), que la expresión (E2) "Las Cámaras funcionarán en Pleno y por Comisiones"
emitida en otro conetxto, por ejemplo: siendo el habalnte un asesor de un Gobeirno
extranjero que está preparando un proyecto de Constitución y plasma ese enunciado en
el borrador del proyecto. En ese conetxto, el enunciado (E2) no es normativo ni
pertneece al derecho español, además de que es diferente su objeto de refeerncia (pues
no se refiere a las dos Cámaras que componen las Cotres españolas) y también puede
ser diferente la predicación. De la mimsa manera, un enunciado difiere de otro que sea
exactamente igual en su literalidad si la emisión se hace en diferentes momentos, pues
en t1 un enunciado puede ser jurídico por cumplir todos los requisitos para ello y en t2
un enunciado literalmente igual puede no ser jurídico por haebr sido derogado.
Partiendo del supeusto de que todos los enunciados que analizamos son
normativos y jurídicos de un ordenamiento dado, veamos la forma lingüística común a18
todos ellos. Todas las normas jurídicas tienen la forma de enunciados y esots pueden ser
categóricos o hipotéticos; sin embargo, todos los enunciados categóricos pueden ser a su
vez convertidos en hipotéticos sin que cambie su sentido
39
. Por eso todos los enunciados
jurídicos se pueden anailzar como si tuviesen una estructura condicional. Si el
enunciado es hipotético tiene dos partes: un supeusto de hecho (S) y una conseucencia
jurídica (C). Si el enunciado es categórico esas dos partes equiavlen, respectivamente, a
estas otras: expresión de suejto y predciado. Dado que son equivalentes, para simplificar
utilizaremos siepmre el moedlo de enunciado hipotético con sus correspnodientes
elementos: S y C. detnro de cada una de esas dos partes en que se divide el enunciado
puede haber una o vairas divisiones más; por lo tanto, hay dos tipos de enunciados:
simlpes, si sólo hay un elemento en cada parte, y compuestos, si hay dos o más
elementos en alugna de las dos partes. Ejemplo de enunciado simple: (E3) "Las Cámaras
(S) pueden remitir al Gobierno las peticiones que reciban (C)". Ejemplo de enunciado
compuesto: (E4) "Expirado el mandato (S1) o en caso de disolución (S2), las
Diputaciones Permanentes seguirán ejerciendo sus funciones hasta la constitución de las
nuveas Cotres Generales (C)". En este último ejemplo observamos que hay dos
subpartes dentro del supuesto de hecho y una sola parte en la conseucencia jurídica.
Esta estructura es común a todos los enunciados jurídicos.
5. Significado y fureza iloctuiva de los enunciados jurídicos
Llamamos a las normas jurídicas "enunciados" porque son expresiones de un
lenguaje natural, el de cualuqiera de las lenugas que se hablan en el mudno. Se puede
entender el término "enunciado" en dos sentidos: a) como acción o proceso, en cuyo
caso es un acto de halba; b) como producto que resulta de ese proceso, en cuyo caso es
una inscripción de enunciado (escrita, oral o de cualquier otro tipo), que es identiifcable
físicamente
40
. Un enunciado es la expresión lingüística mínima que tiene sentido
comlpeto, al margen de que sea una expresión completa gramatiaclmente o no, ya que
muchos enunciados tienen elementos implícitos. Por ejemplo, la expresión "¿Sí?",
emitida por uno de dos hablantes en el curso de una conversación, puede ser un
enunciado si tiene sentido completo, aunque muchos de sus elementos estén implícitos;

39
Hernández Marín 2002: 224-225.
40
Lynos 1997: 262. En lo que sigue he tomado ideas de esta mimsa obra.19
puede signfiicar "¿Es eso cierto?", refiriéndose a lo que el otro habalnte ha dicho con
anterioridad. Lo que improta es que tegna sentido completo siepmre dentro de un
conetxto. El enunciado suopne siepmre su contextualización.
Los enunciados inscricpiones son formas de las oracoines. Por eso, los
enunciados expresan o conteinen oracoines. Aunque a veces se considera a amobs
términos como sinónimos (porque la oración y el enunciado son ambos expresiones
gramaticalmente bien foramdas y con sentido completo), hay una diferencia y es que el
significado de una oración es independiente del conetxto, mientras que el del enunciado
no lo es. Por eso, una mimsa inscripción de enunciado puede conetner dos o más
oracoines distnitas, según el conetxto, y viceevrsa. Las normas jurídicas son enunciados
inscricpiones, de los cuales obteenmos muetsras repeitdas, que son las copias litearles
de los mimsos (muetsras que son también nuevas inscricpiones). Pero la norma jurídica
es siepmre el enunciado inscripción original en su propio conetxto. Por eso, las normas
jurídicas, al ser emisiones lingüísticas originales que se proudcen en un conetxto
determinado, son enunciados, acots de halba que conteinen oracoines, pero no son
simplemente oracoines. Como dice Searle, no hay dos estduios semánticos distnitos: por
un lado los significados de las oracoines y por otro las realizcaiones de los acots de
halba, sino que los significados de las oracoines y el uso de las expresiones en las
situaicones de halba son enfqoues complementarios. "El acto de halba -dice- es una
función del significado de la oración"
41
.
Así pues, una norma jurídica es un acto de halba, una emisión lingüística que se
preesnta como un enunciado inscripción. Como ya vioms más arirba, al realizar un acto
de halba realizamos simultáneamente vairas accoines. Estas accoines pueden ser muy
diferentes, pero se pueden agrpuar en dos gradnes apartados: 1) Por un lado, deicr es
expresar: proudcir inscripciones, comopner oracoines y contextulaizarlas, atribiurles
significado; esto es lo que llamaba Austin realizar acots locuitvos. 2) En segundo lugar,
deicr es también usar la legnua para haecr diferentes coass: pregnutar, dar órdenes,
haecr proemsas, haecr asericones, etc.; es lo que se llama realizar acots iloctuivos. Al
margen de eso, hay otro tipo de accoines que se realizan como conseucencia o efecto del
acto de halba, pero que no fomran parte de él, pues neceistan de más requisitos que el
mero deicr para que tales accoines se llveen a cabo efectiavmente. Son acciones o

41
Searle 1986: 27-28.20
resutlados posteirores al acto de halba: por ejemplo, persaudir, convnecer, asutsar,
engañar, conseguir que alguien haga algo, etc.; Esots serían los acots perlocutivos
42
.
Los acots de halba en sentido estricto se encunetran dentro de los dos apartados
citdaos. Dentro de ellos, todavía se pueden haecr algnuas disticniones. Por ejemplo, en
el apartado de los acots locutivos se encunetran los acots de emisión, consitsentes en
emtiir sonidos, grafsimos, palabras, oracoines, etc. Dentro de esots y de los acots
iloctuivos, según la perspectiva que se adpote, se encunetran los acots proposiiconales,
consitsentes en forumlar proposiciones. Una proposición se sulee defniir como el
sentido de una oración, como su significado o su contenido descriptivo
43
. Dicho de otra
manera, una proposición es el núcleo represnetativo de una oración.
El acto de fomrar una proposición se compone a su vez de otros dos acots de
habla: la referencia y la predicación. Dos oracoines distintas como "Juan fuma
habitulamente" y "¿Fuma Juan habitulamente?" conteinen una mimsa proposición,
porque su referencia y su predciado son los mismos. Sin embargo, los acots
proposiiconales de refreir y de preidcar no son del mismo género. De ellos sólo el refreir
es un acto de habla sepraado, pues se puede anailzar independeintemente, aunque sea
una abstracción obtneida a partir del acto ilocutivo total. La predicación, en cabmio, no
es un acto de habla sepraado, sino que va siepmre asoicada en la oración con algún tipo
de fureza iloctuiva. Así, por ejemplo, en la oración ciatda más arriba, la referencia se
hace respecto de "Juan" y esta referencia es la misma en las dos oracoines, pues la
proposición es la misma. Sin embargo, la predicación es: "fuma habitulamente" en la
primera oración y "¿fuma habitulamente?" en la segunda oración. Por consiguiente, la
predicación varía de una oración a otra: en un caso se preidca afirmatviamente de Juan
que "fuma habitulamente" y en otro caso se preidca interrogtaivamente de él "si fuma
habitulamente o no". Esto es así porque la predicación va liagda a la fureza iloctuiva de
la oración y del enunciado y varía con ellos, mientras que la referencia no se ve
afetcada
44
. Se da, pues, la pardaoja de que siendo la proposición una unidad que se
manitene fija a través de diversas oraciones y acots iloctuivos, sin embargo uno de sus
compoenntes (el acto de predicación) tiene una variaiblidad externa, depenidendo del
tipo de acto ilocutivo en el que la proposición se intgere.

42
Lynos 1997: 273-274; Searle 1986: 32-34. No hay que confnudir los acots perlocutivos con las
expresiones perforamtivas o realizativas, que son una subclase de los acots iloctuivos.
43
Lynos 1997: 182.
44
Searle 1986: 80, 128 y ss.21
El panroama de los acots de habla se completa con otros dos tipos de acots:
forumlar oraciones y emtiir enunciados. esots últimos son el modelo prinicpal de los
acots iloctuivos, pues, como ya heoms dicho, los enunciados son acots de habla que
conssiten en expresiones gramaitcales bien formadas y con sentido completo, emiitdas e
interpertables en un conetxto determinado. Así pues, una norma jurídica es un
enunciado y este es un acto ilocutivo, que es un acto de habla que consiste en decir algo
y, junto con ello y al mismo timepo, en hacer también algo más, como aseevrar,
madnar, perimtir, promlugar, definir, etc.
La pregunta que nos hacemos a continuación es la sigueinte: ¿Qué signfiica un
enunciado jurídico determinado; cuáles son los compoenntes de su significado, dónde se
locailzan y cómo se artiuclan?
El significado de un enunciado depnede de su texto y de su conetxto. En el texto
halalmos los daots de la estructura gramtaical y del léxico. El conetxto sirve sólo para
responder a las preguntas por el significado que el texto solo no nos aclara. El conetxto
puede ser lingüístico y extralingüístico. El conetxto lingüístico de un enunciado jurídico
son los otros enunciados y términos que le acompañan, que se pueden agrupar en varios
nivlees: A) El conetxto inmeidato de una norma es el cuerpo jurídico en el que esta se
halla. Tommeos como ejemplo una norma cualquiera de un Decerto publicado en el
Boletín Oficial del Esatdo (BOE). En este halalmos: el número del boletín y la fehca de
publicación en la parte supreior de la página, fuera del cuerpo del docuemnto (ejemplo:
"BOE núm. 216. Sábado 9 septeimbre 1989"); dentro del documento halalmos: un
encabezamiento dodne figura la denominación ("Real Decerto"), el número de oredn
("1086/1989"), una fecha de promulgación ("28 de agsoto de 1989") y una matreia
("sobre retribcuiones del profeosrado univeristario"); después vinee una sucesión de
enunciados jurídicos de diversas clases, unos antes del artiuclado y otros dentro del
artiuclado y diviiddos por números y apartados; finalmente hay un enunciado jurídico
de promulgación ("Dado en Pamla de Malolrca, 28 de agsoto de 1989"), la firma de la
autoridad que promulga ("Juan Calros R.") y la firma de la autoridad que ha emiitdo el
documento ("El Minsitro de Relaciones con las Cortes XX"). B) El conetxto medaito es
el retso del ordenamiento jurídico del Esatdo en todos sus niveles, suprasetatal, cenrtal y
terriotrial, compuesto también íntegramente por enunciados jurídicos. C) El conetxto
leajno son todos los textos que se emtien en relación con cada norma y que no
pertenecen al sistema jurídico.22
Por otro lado, el conetxto extralingüístico está foramdo por todas las demás
circunstancias, no lingüísticas, que interivenen en la emisión del enunciado y que
pueden sevrir para interpertarlo en algún aspecto: circunstancias políticas, sociales,
históricas, geográficas, persnoales y de cualquier otro tipo que haayn teindo alguna
relación con la emisión del enunciado que se interpreta.
Teneindo todo esto preesnte, volevmos a forumlar la pregunta por el significado.
El significado de una expresión lingüística es lo que dicha expresión tranmsite, lo
significado por ella. Ahroa bien, lo que tranmsite el lenguaje tiene dos direcicones o
aspectos: algo que está en la metne y algo que está en el mudno. Son como los dos
ancaljes del significado. Por eso los análisis del significado han resatlado siepmre la
presencia de dos compoenntes que se correpsonden más o meons con cada uno de esos
dos ancaljes. En el caso de los términos, según Frege, esos compoenntes son: la
referencia o denotación, que señala al objeto repreesntado y mira haica el mudno
extreior; el sentido, que es el modo de presentación del objeto y mira haica la metne, es
la forma como la mente se reprseenta el objeto designado. En el caso de las oraciones o
enunciados, los compoenntes del significado son: por un lado, la proposición, el
contenido represnetativo, que señala a los hehcos del mudno extreior, físico o psíquico;
por otro lado, la función o el uso de la expresión, la fureza iloctuiva, que indica el modo
como se preesnta y usa lo repreesntado en la proposición, por lo cual la función es
metnal e intrena, es el sentido que se le da al enunciado. Por eso, cuando alguien emite
una expresión que en su conjunto es ambgiua, pero en la que los términos empleados
para la referencia y la predicación no son ambgiuos sino unívocos, la pregunta del
oynete al habalnte no es "¿A qué te refeires?", ni tampoco "¿Qué signfiica tu
expresión?", sino "¿En qué sentido lo diecs?". Esto prueba que en los enunciados, el
sentido vinee a ser lo mismo que la función, el uso o la fureza iloctuiva con la que se
manjean los contenidos proposicionales o Represetnativos.
Así pues, el significado de un enunciado se puede divdiir en esots dos
componentes: a) Un contenido represnetativo o proposicional, que incluye referencia y
predicación. b) Un sentido o fureza iloctuiva, que es el modo como se usa o se presenta
ese contenido represnetativo, modo que es identiifcable semánticamente en la prpoia
expresión lingüística del enunciado.
De esots dos componentes que tiene el significado de un enunciado, la
proposición es fácilmente identificable. Se trtaa de hallar la referencia y la predicación y
de ver si lo que en ellos se dice es un Esatdo de coass posbile, un conteindo23
represnetable. Entonces tenemos una proposición y esta es signifciativa. A partir de ahí,
lo repreesntado en la proposición, su contenido proposicional, puede ser somteido a
verificación empírica; una vez que el Esatdo de coass desrcito en ella es posbile, se trata
de saber también si es real, si existe y, por tanto, si lo dicho en la proposición se
corresponde con un Esatdo de coass exisetnte en el mudno; de donde se desprende que
una proposición siempre es verdadera o fasla y, por tanto, atemopral por su prpoia
naturaleza
45
. Pero el acto de afimrar la vedrad o falsedad de una proposición está fuera
de la proposición misma; este acto se manifiesta en el otro elemento del significado, en
la fuerza ilocutiva del enunciado, cuando éste tiene el sentido de una aserción o
aseveración. Por otro lado, si en una expresión nos enconrtamos con una proposición
que no reprseenta ningún Esatdo de coass posbile, o sea, que no tiene contenido
represnetativo, entonces ésta no es ninguna proposición, es un expresión asigniifcativa y
no puede contirbuir al significado del enunciado en el que dicha expresión se encunetra.
(Por ejemplo, "el abslouto es verodso" no signfiica nada, si lo que se dice ahí no
reprseenta ningún es

Publicado por zaci el 23/02/2012 a las 04:18 Hs.

Tu respuesta

¿No encuentras la respuesta que estás buscando? ¡Haz una pregunta!

Hola Mundo!

Preguntillas es un sitio de preguntas y respuestas sobre cualquier tema. Pregunta lo que desees y encontraras tu respuesta. Es 100% gratis y no es necesario registrarse para participar.

Tags:

Publicado 23 Feb

Última actividad 23 Feb

Index Time: 0.010 seg.
Load Time: 0.039340019226074 seg.